*

X

Encuestas a hombres de distintos países muestra la triste preferencia por las mujeres muy delgadas

Ciencia

Por: Pijama Surf - 07/13/2017

¿Estereotipo o genética evolutiva? Según los investigadores de este estudio, la delgadez podría sugerir un organismo sano y óptimo para reproducirse

Desde que el mundo conoció la evolución gracias a Darwin, los resultados de numerosos estudios han intentado explicarse desde la lógica evolucionista. Es decir, una investigación puede hablarnos de  propensiones, aunque no necesariamente nos resuelve el por qué de ellas; y es ahí cuando surgen teorías, por parte de los estudiosos, que involucran a la evolución que se transmite vía genética.

Lo anterior se ha asociado enormemente a los gustos estéticos. Seguro has escuchado (y numerosos estudios apuntan a) que la mayor parte de los hombres heterosexuales prefiere a las mujeres curvilíneas, ya que ello podría ser un indicador de fertilidad. Pero una nueva investigación sugiere completamente lo contrario.

En ésta participaron 11 investigadores de distintas instituciones, entre ellas la Universidad de Aberdeen, en Gran Bretaña, y se hizo una encuesta a hombres de diferentes continentes y culturas (incluyendo países como China, Irán, Nigeria, Sengal, Kenia, Mauritania, entre otros).

Según los resultados, la gran mayoría de los encuestados encuentran más atractivas a las mujeres delgadas (que rayan en el "muy delgadas"). De acuerdo con John Speakman, uno de los investigadores, ello respondería a una propensión de "fitness evolutivo", en el sentido de que podría tratarse de personas más sanas:

Una buena figura en términos evolutivos comprende dos cualidades: supervivencia y la habilidad de reproducción. (…) Lo que deseábamos investigar es la idea de que cuando miramos a una persona y nos resulta atractiva, ¿estamos de hecho haciendo una valoración basada en un entendimiento evolucionista de nuestro potencial para nuestra futura supervivencia y habilidad reproductiva?

Ahora, siendo que esta investigación contradice los muchos estudios que apuntan a la misma teoría pero refiriendo la preferencia por los cuerpos curvilíneos de las mujeres, nos queda la duda de si verdaderamente es una función de supervivencia o, más bien, se trata de que el forzado estereotipo de la mujer ultradelgada ha llegado a casi todos los rincones del planeta.

¿Quieres dar una buena impresión? Evita estas actitudes, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 07/13/2017

Nunca confundas la seguridad con la autocomplacencia o la arrogancia, las personas podrían definirte por ello

Desde siempre, la arrogancia y la soberbia han sido pésimos indicadores de la buena autoestima; una persona que está conforme con su personalidad no necesita demostrarlo a los otros, ¿o sí? Las personas engreídas arrojan simplemente la fórmula perfecta para causar una pésima impresión, no solamente por sus malos tratos sino también por que hablan con su actitud de sus propios complejos, lo que resulta aún más paradójico.

Por el contrario, y coincidiendo con lo que múltiples tradiciones místicas apuntan, la mejor manera de causar una buena impresión es la humildad, y no nos referimos aquí a que te hagas el mustio, sino a que simplemente hagas consciente ciertas actitudes que podrían estar causando la impresión de que eres una persona engreída y demasiado narcisista.

Según un estudio publicado en el libro Social and Pesonality Psichology Compass, existen cuatro actitudes que debes evitar para verte como un engreído (y convertirte en ello). Aunque la autoconfianza suele ser necesaria, si la exageras, puede ser altamente contraproducente:

 

Alardeo humilde (humblebrag)

Seguro lo has visto mucho en redes sociales. Personas que presumen sutilmente su vida pero que, en realidad, resulta muy notorio. Por ejemplo, cuando alguien está de viaje y pone algo así como: después de todo valió la pena el esfuerzo, y una fotografía acompañando la frase en algún lugar increíble.

 

Presunción

Presumir tus logros, hablar sólo de ti, poner en duda los logros de los otros con alguno mayor tuyo, etc., son aspectos que dan una pésima impresión de ti y que a largo plazo, podrían aislarte y conseguirte unos tantos enemigos.

 

Hipocresía

Presumir un discurso y hacer lo contrario simplemente hará que las personas no te tomen en serio y que, incluso, te piensen y traten como si fueras un loco. El doble discurso siempre va descubriéndose; mejor quédate callado lo más posible y habla con tus actos.

 

Cumplidos ambiguos o de doble filo

Si vas a elogiar a alguien, no lo remates con una frase que reste crédito a lo dicho. Por ejemplo: "Para ser chico, lo haces muy bien", o "Tu trabajo estuvo muy bien, aunque ya deberías haber aprendido más". Si el elogio no es sincero o vas a desacreditarlo, mejor no digas nada; lo anterior genera recelo y una pésima sensación en los demás.