*

X

Estudio sugiere que tener sexo hace que las mujeres envejezcan menos

Salud

Por: pijamsurf - 07/08/2017

La actividad sexual se correlaciona con una mayor longitud de telómeros, los cuales resguardan el ADN

El sexo ha sido históricamente relacionado con la fuente de la juventud. Esto en ocasiones se debe a la asociación del sexo con la vida --ya que es la causa de la vida de una progenie-- y en otros casos obedece a prácticas sexuales ligadas a ciertas tradiciones místicas, como el yoga, el tantra o la alquimia, en las cuales el acto sexual es utilizado para distribuir y regenerar energía. Estas creencias o prácticas esotéricas parecen confirmarse en cierta forma por la ciencia, la cual sugiere que el sexo es naturalmente un antídoto para el estrés.

Un estudio reciente, liderado por Tomás Cabeza de Baca de la Universidad de California en San Francisco, mostró una relación entre la longitud de los telómeros, los cuales son un índice biológico del envejecimiento de un sistema, la telomerasa (la enzima que elonga los telómeros) y las relaciones sexuales en las mujeres.

Los telómeros son nuceloproteínas que protegen a los cromosomas y ayudan así a mantener la integridad del ADN, por lo cual son ampliamente estudiados dentro de posibles terapias para extender la duración de la vida. Se sabe que el estrés psicosocial acelera este proceso y con el tiempo se generan telómeros más cortos, que contribuyen a enfermedades crónico-degenerativas. En la investigación en cuestión, basada en 129 mujeres, se descubrió que existe una relación positiva entre una medición de longitud de los telómeros y la actividad sexual reciente. Las mujeres que reportaron estar sexualmente activas durante la semana de la medición tuvieron consistentemente una mayor longitud de telómeros en la sangre. Los investigadores hicieron pruebas para controlar otros factores que pudieran influir en los resultados, como la calidad de sus relaciones o sus percepciones de estrés.

La forma en la que la actividad sexual podría afectar a los telómeros es, según los investigadores, reduciendo los efectos del estrés y mejorando la respuesta inmune. Estos patrones de control de estrés resultarían, a la larga, en mayor longitud de los telómeros. En el futuro se piensa hacer estudios que incluyan a los hombres. Por el momento, no se descarta del todo que los resultados podrían significar que las mujeres con telómeros más largos, y por lo tanto con una mejor salud, podrían tener mayor propensión a tener actividad sexual.

Te podría interesar:

'Le Clitoris': todo lo que siempre quisiste saber de este fabuloso órgano de placer (DOCUMENTAL)

Salud

Por: pijamsurf - 07/08/2017

Esta animación explora el universo de placer del clítoris

Le Clitoris es un multipremiado documental animado que nos llama a mirar de manera relajada el clítoris, su historia y su peculiaridad fabulosa como el único órgano dedicado exclusivamente al placer. Y es que el clítoris, que tanto ha sufrido en el patriarcado, es un órgano extraordinario, en algunos aspectos similares al pene, sólo que mucho más rico en terminaciones nerviosas, generalmente más grande y sin una función reproductiva.

El documental, realizado por un equipo de Montreal, nos señala que "lo que se ve es como un iceberg", apenas la punta de un universo de placer. El clítoris se extiende en la profundidad de su excitación. Si bien fue reconocido y visto de manera positiva en la antigüedad, donde el orgasmo femenino era recomendado, no fue identificado oficialmente hasta 1559 por el cirujano Realdo Colombo, algo así como el Colón de la geografía femenina. No obstante, el clítoris ha sido víctima de la politización del cuerpo, particularmente de la visión de la Iglesia y de la psicología freudiana, a partir de que en el siglo XIX se declaró que era un órgano inútil. De aquí, también, que se creara la idea de que el orgasmo y el pacer debían venir de la penetración vaginal, subsirviente al pene.

El poeta Octavio Paz se refirió al clítoris con derroche estético: "un obstinado botón eréctil escondido entre pliegues chorreantes", y también como "un rubí" y "una gota de fuego engastada en la noche" del pubis.

Por suerte, hoy en día el clítoris se empieza a reconocer y a celebrar cada vez más.