*

X

La ciencia advierte que todos deberíamos poder tomar siestas en la oficina

Salud

Por: pijamasurf - 07/07/2017

Tomar una siesta durante la jornada laboral puede hacerte mucho más productivo y estar más alerta

El paradigma de la productividad que se adoptó hace ya varias décadas condenaría profundamente la posibilidad, o mejor dicho el beneficio, de que los empleados tengan derecho a tomar siestas durante las horas laborales. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que tomar una siesta táctica en medio de tu jornada de trabajo puede ser completamente benéfico para tu productividad y concentración. 

Un estudio reciente, publicado en Nature Neuroscience, advierte que una siesta de entre 30 y 60 minutos puede frenar el deterioro cognitivo y energético que muchos experimentamos durante la jornada. El autor de dicho estudio, el doctor Mednick, revela que pudo comprobar que una siesta de esa duración ayuda a que una persona esté más alerta, recuerde mejor las cosas y goce de una mayor capacidad de aprendizaje. De hecho, aquellas personas que practican la "siesta laboral", aunque con una duración no mayor a 1 hora, resultaron más productivas y eficientes que quienes, por el contrario, dedicaron cada minuto de la jornada a estar resolviendo pendientes o "produciendo".

Por cierto, en el caso de las mujeres los resultados fueron aún más notables. Esperemos que este tipo de aportaciones científicas ayuden a moldear una cultura laboral distinta, más sensible, más sana y, además, más efectiva.

Te podría interesar:

Si tomas demasiado alcohol hay un dolor que no has sanado, según expertos

Salud

Por: Pijama Surf - 07/07/2017

La ingesta de alcohol está culturalmente aceptada; su consumo excesivo, sin embargo, es síntoma de una enfermedad más profunda

Como sabemos, legalidad no es lo mismo que justicia, y no todos los tiempos hacen justicia a los asuntos del hombre. Hoy existen aún muchos tabúes sobre las drogas prohibidas, como la marihuana, pero también convivimos con drogas legalmente permitidas y que van acabando, literalmente, con nuestra esencia.

La raíz etimológica de la palabra alcohol viene del árabe al-kuhl y significa "devorador del espíritu", y también de al-ġawl, que significa "espíritu" o "demonio". Actualmente, el consumo de alcohol está estrechamente ligado a la enfermedad del siglo: la depresión.

Pero, ¿qué es lo que hace que el alcohol sea tan dañino? Según palabras de expertos, el hecho de que, como cualquier adicción, se usa para tapar un vacío, en este caso, el dolor (sólo que de una manera socialmente aceptada).

De acuerdo con Gabor Maté, uno de los eruditos en el mundo en materia de adicciones, en una entrevista para Waking Times, el alto consumo de alcohol está ligado generalmente a una experiencia de dolor en el pasado. Si estás tomando demasiado, más allá del alcoholismo, lo que tienes qué encontrar es qué es lo que te está causando dolor para hacerlo consciente y tratarlo:

Es una historia arquetípica. Generalmente eres herido cuando eres un niño, y luego tienes que compensarlo. Así que lo compensas de dos maneras. Una es alcanzando el “éxito”… pero cuando a pesar de todos tus esfuerzos para alcanzar tu éxito, y de tu habilidad para impresionar a las personas, el persistente dolor sigue apareciendo, entonces usas algo para mitigar ese dolor. ¿Y, qué dices de alguien que toma mucho? Hay una vieja expresión, cuando alguien ha bebido demasiado “no está sintiendo dolor”.

El alcoholismo (y cualquier adicción), así, habla de una especie de trauma que hay que sanar; la clave está en ahondar en tu pasado de la mano de un profesional: todos guardamos heridas, pero algunas son más profundas y su tratamiento es más complicado.