*

X

Lo que revelan las búsquedas de porno de los deseos reprimidos de hombres y mujeres

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/03/2017

Los análisis de las búsquedas de porno muestran que la sociedad reprime muchas de sus preferencias sexuales

Los datos de sitios de porno como Pornhub son una mina de oro para los científicos sociales que estudian la conducta del ser humano. Uno de ellos es Seth Stephens-Davidowitz, autor del libro Everybody Lies. En una reciente entrevista, Stephens-Davidowitz compartió su análisis de las búsquedas de porno y lo que revelan de la sociedad. Lo que despunta de esta investigación es que existe una gran brecha entre lo que las personas dicen que les gusta o lo que hacen abiertamente y su conducta en línea. 

En líneas generales, los datos muestran que existen muchos más hombres homosexuales en el clóset de lo que creemos; que muchos hombres prefieren mujeres con sobrepeso a mujeres delgadas, pero que esta preferencia no es algo que admitan; que las mujeres casadas están preocupadas sobre si su esposo es gay; que muchas mujeres heterosexuales ven porno lésbico; y que el porno que muestra violencia contra las mujeres es más popular entre las mujeres que entre los hombres.

Stephens-Davidowitz hace hincapié en un tema notable, que es que las personas tienen miedo de actuar en el mundo conforme a sus verdaderos deseos cuando éstos son políticamente incorrectos: "Por ejemplo, estoy seguro de que una gran cantidad de hombres se ven más atraídos por mujeres con sobrepeso que por mujeres delgadas, pero intentan salir con mujeres delgadas para impresionar a sus amigos y familiares". Esto muestra una patología social esencial, una especie de confusión masiva en la que una gran cantidad de mujeres hacen esfuerzos sumamente estresantes para permanecer esbeltas y así conseguir pareja, pero sus parejas en realidad están más atraídas por cuerpos que pesan más --cuerpos más normales y naturales, al menos en la sociedad de Estados Unidos. Así que esto es altamente ineficiente. 

Otras tendencias interesantes globales son que en la India los hombres buscan más que en ningún otro lugar porno en el que pueden ver personas adultas siendo amamantadas y las mujeres buscan en Google "Mi esposo quiere que lo amamante". En Japón hay una tendencia de más del 10% de las búsquedas entre hombres japoneses con el término "cosquilleo", la cual es una de las más curiosas y menos perturbadoras.

El 5% de los hombre solamente se ven atraídos por porno gay. El 20% de las mujeres que ven porno, ven porno lésbico. Un dato un poco preocupante es que el porno que muestra violencia en contra de las mujeres es mucho más popular entre la mismas mujeres y esto no tiene variaciones importantes en diferentes partes del mundo, es decir, no está correlacionado con cómo son tratadas las mujeres en diferentes países.

En Estados Unidos la principal pregunta que tienen las mujeres sobre sus esposos es si son gay, y esto crece aún más en los estados del sureste.

Sólo el 20% del total del porno que se ve estos días es sobre sexo vaginal que lleva al orgasmo entre dos personas heterosexuales que pueden tener un bebé. Mientras tanto crece el porno de caricaturas, sexo anal, sexo oral, sexo con los pies, incesto, porno de la tercera edad, porno animal, sexo con objetos. Esto hace ver que, evidentemente, el sexo no se trata sólo de la reproducción.

"Probablemente el 30% de las personas ven exclusivamente porno que te parecería desagradable", concluye Stephens-Davidowitz. 

¿Rechazar el matrimonio es un lujo sólo de las mujeres ricas?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 07/03/2017

Para las mujeres que no cuentan con privilegios y derechos, como el acceso a la educación, el matrimonio se convierte en un recurso de supervivencia con dos entradas económicas

Varios estudios han demostrado que la monogamia es inicialmente una elección. Esto no sólo permite rechazar la posibilidad de tratarse de una condición humana sino que también hace posible comprender que el matrimonio es, por lo tanto, una condición social que tiene un rol cultural en las civilizaciones. Sin embargo, ¿las exigencias económicas en la actualidad podrían hacer que el matrimonio sea una convención necesaria?

De acuerdo con los datos estadísticos que presentó el secretario Ari Fleischer durante el gobierno de Bush en EEUU, existe una inequidad económica significativa entre las mujeres solteras y las casadas. Sin importar la raza de la mujer, la diferencia entre las ganancias económicas se ve fuertemente agravada si las mujeres continúan estudiando y dan a luz después del matrimonio. Esto provoca cuestionarse si el matrimonio es una herramienta para sobrevivir a las exigencias económicas en el mundo. 

Para Carol Gilligan, profesora de la Universidad de Nueva York, el feminismo ha brindado la posibilidad a las mujeres de identificarse como seres humanos con derechos que las liberan del yugo obligatorio del matrimonio; desgraciadamente, este movimiento que surge en la búsqueda de equidad de privilegios y derechos entre los sexos permanece en un grupo social con acceso a la educación profunda. En palabras de Gilligan: “¿alguien [fuera de las personas en contacto con el feminismo] conoce la palabra ‘patriarcado’?”. Es decir que oponerse al patriarcado promoviendo la autonomía como proceso de empoderamiento es mucho más fácil cuando uno cuenta con estudios, posee ingresos estables y vive en una comunidad en donde hay pares similares. 

No obstante, para las mujeres que no tienen los mismos privilegios y derechos, como el acceso a la educación, la cuestión del matrimonio se convierte en un recurso de supervivencia con dos entradas económicas para la crianza de los niños. Con esto, Gilligan explica que para las mujeres en condición de pobreza el matrimonio modela su futuro económico, mientras que para quienes gozan de estabilidad económica la pareja es una opción más entre independencia, estilo de vida y una resistencia al patriarcado. Además, no se puede negar la realidad: las mujeres con un acta de matrimonio tienden a percibir un mayor ingreso económico que las solteras. Esto significa que dicha convención social no sólo parece brindar beneficios a la hora de pagar impuestos (como es en el caso de España y otros países europeos), sino que también se convierte en una alternativa para sobrevivir a las cada vez más demandantes exigencias económicas. Se trata de una cuestión de privilegios que en la actualidad ayudan a reducir el riesgo de pobreza. 

En palabras de la cantante Beyoncé: “todas las mujeres solteras y pobres –y los hombres solteros y pobres– del mundo, necesitan realizarse esta pregunta: si yo escojo no casarme, ¿cuáles serán las consecuencias económicas?”. La realidad es que la libertad y la autonomía, tanto de hombres como de mujeres, es un derecho de todo individuo como parte de su proceso de empoderamiento; no obstante, ¿la economía actual, el aumento de precios y la reducción de ingresos, podrían promover la urgencia del matrimonio?