*

X

6 mitos sobre el cerebro y su funcionamiento, según la neurociencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/15/2017

Su estudio ha pasado por manos de filósofos naturales, frenólogos, médicos y neurólogos, dando como resultado teorías que terminaron por convertirse en mitos o dilucidar un poco sobre su funcionamiento

Pese a ser una parte indispensable del ser humano y haber sido estudiado desde la Antigüedad, el cerebro sigue guardando recelosamente algunos misterios que ni la neurociencia es capaz de liberar. Su estudio ha pasado por manos de filósofos naturales, frenólogos, médicos y neurólogos, dando como resultado teorías que terminaron por convertirse en mitos o dilucidar un poco sobre su funcionamiento. Conoce algunos secretos que la ciencia aún no ha descubierto sobre el cerebro y la mente (y es ahí donde reside Dios, según los investigadores):

– La manera en que se codifican las neuronas. Si bien la comparación entre un sistema computarizado y un sistema neurológico es una metáfora muy común en el ámbito de la neurociencia, los estudiosos del tema aún no logran descubrir cómo el estímulo eléctrico es capaz de convertirse en información codificada. Hasta ahora, se sabe que la conducta neuronal se lleva a cabo mediante signos químicos con información sobre lo que vemos, oímos, olemos y tocamos.

– Cómo percibe el dolor. Se trata de un impulso instintivo de protegerse cuando tocamos algo caliente que nos quema, empezando todo por corpúsculos sensoriales que activan los receptores de dolor –o nociceptores. Esta información se conduce hacia la espina cordal antes de entrar en las áreas del cerebro que perciben el dolor. Desgraciadamente aún no se sabe cómo la experiencia subjetiva del dolor puede amplificarse, disminuir o bloquearse completamente antes de entrar al cerebro y, por lo tanto, cada ser humano posee un umbral diferente.

– El mundo onírico. Hasta ahora, la teoría más convincente de por qué dormimos es que es para restaurar memorias, aprendizajes y energía, mientras que los sueños tienen un rol importante en la plasticidad neuronal y en el aprendizaje.

– La cantidad de recuerdos que se pueden almacenar y recobrar de la memoria. Según un estudio realizado en 1953 en un paciente epiléptico, la memoria se encuentra en el lóbulo temporal medial, principalmente en el hipocampo. De modo que el hipocampo se convierte en un elemento crucial para crear nuevos recuerdos a largo plazo –fenómeno que se llamaba potenciación a largo plazo. Sin embargo, se desconoce la capacidad del hipocampo para crear y almacenar los recuerdos: al final, ¿cuánto se puede recordar realmente?

– El proceso de la toma de decisiones. A diario se toman una serie de decisiones, desde acciones triviales hasta las que requieren un proceso deliberativo. Ambas provienen de dos sistemas cerebrales diferentes: el del control cognitivo y el de la red de evaluación –aquella que brinda probabilidades de éxito a cada una de las opciones. No obstante, conforme se investiga más al respecto, surgen más teorías que comienzan a sobreponerse, invalidarse entre sí y a poner en riesgo el entendimiento de la toma de decisiones. ¿Qué tiene más peso a la hora de tomar una decisión: la cognición, el beneficio o el inconsciente?

– La definición de inteligencia. Si bien se popularizó el término de Coeficiente Intelectual –CI– para términos académicos, la realidad es que este parámetro se limita sólo a habilidades lógico-matemáticas. De acuerdo con Gardner, existen distintos tipos de inteligencias, personas sobresalientes en uno o dos tipos de inteligencias o sobredotados, y una evolución de ellas a lo largo del tiempo. Es decir que la inteligencia, en cada una de sus versiones, no es estable por sí sola: cambia conforme el desarrollo de la persona.

Stephen Hawking liberó el acceso a su tesis doctoral –y rompió el Internet con un motivo muy inspirador–

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/15/2017

Como muestra de que el conocimiento debería ser abierto para todos, Hawking subió a Internet la tesis con la que obtuvo el grado de doctor en matemáticas y física

Como parte de la Semana del Acceso Abierto que celebró la Biblioteca de la Universidad de Cambdrige este año, ocurrió un suceso que conmovió al mundo. No uno de esos hechos que habitualmente irrumpen con urgencia en los medios, sino algo quizá un poco más sobrio, pero no por ello menos importante. 

Stephen Hawking, sin duda uno de los científicos más brillantes de la historia reciente, tomó la decisión de liberar su tesis de doctorado y permitir que cualquier persona la consulte y descargue de Internet.

El documento lleva por título Propiedades de los universos expandidos, y fue elaborado entre 1965 y 1966, cuando Hawking contaba con tan sólo 24 años, edad en la que recibió el grado de doctor en matemáticas y física teórica por la Universidad de Cambridge.

Y más allá del valor científico o histórico de esta tesis –y también, del furor que causó en Internet, provocando que el servidor donde está alojada colapsara por varias horas– Hawking justificó su puesta en disposición con un razonamiento profundamente inspirador:

Al llevar mi tesis doctoral al Acceso Abierto, espero inspirar a personas en todo el mundo a mirar hacia arriba, a las estrellas, y no abajo, a sus pies; inspirarlas a preguntarse sobre nuestro lugar en el universo y que intenten encontrar el sentido del cosmos. Cualquiera en cualquier parte del mundo debería tener acceso libre e irrestricto no sólo a mi investigación, sino a las investigaciones de toda mente notable e inquisitiva, en todo el espectro del entendimiento humano.

Cada generación se sostiene en los hombros de aquellos que la precedieron, tal como yo hice cuando, como joven estudiante de doctorado en Cambridge, encontré inspiración en las obras de Isaac Newton, James Clerk Maxwell y Albert Einstein. Es maravilloso saber cuántas personas han mostrado interés en descargar mi tesis: ¡espero que no se decepcionen ahora que finalmente tienen acceso a ella! 

En una época en la humanidad parece encaminarse alegremente a las sombras de la ignorancia, estas palabras de Hawking son un recordatorio serio y emotivo de que tenemos la capacidad suficiente para ser mejores, para saber más, para reflexionar, mejorar y crear.

 

La tesis puede encontrarse en este enlace

 

Fotografía de la portada: Karwai Tang